jueves, abril 22, 2021
spot_img

Novedades

ALOPECIA: TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE ESTA PATOLOGÍA

El cuidado del cabello suele ser uno de los aspectos que más causa impacto en las personas, por eso, abundan los productos para fortalecerlo, aumentar el brillo, largo e, incluso, cambiar el color. Por lo anterior, al presentar ciertas irregularidades, se encienden las alarmas; cabe aclarar que, perder máximo 100 hebras diarias es completamente normal; sin embargo, cuando se presenta la caída capilar de manera abundante, puede ser indicio de alopecia, una patología que varía dependiendo de la edad, herencia familiar, cambios hormonales, exceso de caspa y demás factores. Según la dermatóloga Aleina Belisario, podría recibir el nombre de “efluvio telógeno y es posible que ocurra por diferentes causas como son situaciones estresantes, nutricionales, fármacos o enfermedades inflamatorias del cuero cabelludo”.

Esta afección llega a alterar notoriamente el aspecto físico, lo que en ocasiones deriva en dificultades emocionales asociadas con baja autoestima, miedo, ansiedad y depresión, llegando a perturbar, incluso, la interacción social de las personas. Uno de los tipos más comunes es la alopecia nerviosa y se trata de un proceso en el cual “los folículos pilosos se empujan a una fase de descanso, mediante el estímulo de altos niveles de hormonas como el cortisol; esto favorece la activación del sistema inmunitario contra los folículos capilares”, explica la dermatóloga Aleina Belisario. A continuación, La Revista Enfoque te comparte diferentes formas en que puede presentarse dicha patología.

ALOPECIA ANDROGÉNICA. También conocida como calvicie común, “es una de las causas más frecuentes de caída de cabello en ambos sexos, siendo discretamente más notoria en los hombres; está relacionada con la influencia de los andrógenos sobre los receptores de los folículos pilosos, específicamente, la dihidrotestosterona”, manifiesta la experta Belisario. Este tipo de alopecia puede llegar a afectar, aproximadamente, al 25% de las mujeres y presentarse antes o después de la menopausia; físicamente, se da desde la zona central o coronilla del cuero cabelludo y avanza hacia los laterales.

ALOPECIA AREATA. “Se aprecia en un área bien delimitada de la piel, que carece de crecimiento de pelo por completo, no duele y, en ocasiones, se presenta un discreto prurito —picazón— que, generalmente, tiene forma circular”, determina la dermatóloga Aleina. Este tipo de alopecia se debe a un ataque de parte del sistema inmune hacia los folículos pilosos, encargados del nacimiento de las hebras. Se estima que es una enfermedad hereditaria; sin embargo, puede padecerla cualquier persona, y al no tratarse de manera adecuada, provocaría la pérdida total del cabello. 

ALOPECIA FRONTAL FIBROSANTE. Las mujeres se ven afectadas con esta patología, la cual compromete la zona donde inicia el cuero cabelludo, es decir, la línea de implantación frontotemporal; además de manifestarse en otras partes del cuerpo como cejas y axilas. Por lo general, se presenta en féminas de mediana y avanzada edad, que están en la fase de pre o posmenopausia. Aunque los factores que ocasionan o agravan la enfermedad aún son desconocidos, la relacionan con inconvenientes hormonales, genéticos e, incluso, medioambientales.

ALOPECIA DIFUSA. Se da progresivamente y significa la minimización del folículo piloso, lo que afecta directamente la hebra capilar al hacerla fina y seca, tumbando el vello, dejando de manera muy expuesta áreas de la cabeza. Es una afección que no distingue de géneros; normalmente, aparece entre los 30 y 50 años; aunque no produce irritaciones en el cuero cabelludo, los signos de alerta para saber si la padece son un cabello lacio; además, la pérdida de más de 100 hebras al día. 

ALOPECIA CICATRICIAL. “Este tipo de alopecia se manifiesta en forma de parches o áreas focales sin crecimiento del folículo piloso, debido a que hay destrucción permanente del mismo por daño irreversible de las células madres del epitelio folicular”, explica la experta Aleina. El padecimiento está asociado a algunas enfermedades con afectación sistémica como lupus eritematoso, liquen plano pilar, entre otras, siendo esta una enfermedad congénita. También, aparece gracias a factores externos o adquiridos, ya sea por algún trauma en el cuero cabelludo, quemaduras o cirugías.

ALOPECIA UNIVERSAL. El sistema autoinmune ataca directamente a los folículos pilosos, eliminando totalmente el vello y su posterior producción, es entonces cuando se da la calvicie general en la cabeza, cejas, brazos, pestañas y piernas. Esta afección es muy particular, porque aunque no se produce cabello, los folículos pilosos permanecen vivos. Se puede presentar en hombres, mujeres, siendo más común en personas del sexo masculino. Es una forma de alopecia areata, la cual ocasiona un mayor impacto a nivel físico.

Cuando se trata de la alopecia, un estilo de vida saludable, el empleo de técnicas que permitan manejar el estrés como el ejercicio y consumo de complejos vitamínicos, siempre ayudarán a minimizar este padecimiento. Es recomendable “no utilizar tratamientos químicos agresivos para lograr el alisado o tinte, esperar un tiempo prudencial, entre 2 o 3 meses, antes de cambiar de color el cabello, evitar el uso de mecanismos de tracción muy ajustados como colas, ganchos y trenzas que puedan favorecer el desprendimiento de la fibra capilar”, determina la dermatóloga Belisario. Por último, es indispensable acudir a un experto, con el objetivo de tratar adecuadamente la patología, de acuerdo a cada necesidad.

Aleina Belisario: @drabelisariopiel

close
Suscríbete a nuestra revista y haz parte de la creciente comunidad de Enfoque Lifestyle!

Latest Posts

Para leer

× ¡Contáctanos!