domingo, octubre 2, 2022
spot_img

Novedades

DE LA BANCA AL PARTIDO: EL MEDIO TIEMPO QUE NOS PERMITIÓ CONSTRUIR UNA BASE SÓLIDA PARA EL 2022

POR: ANA MARÍA PELÁEZ

Sin duda, el 2021 fue un año lleno de retos, la incertidumbre nos acompañó cada día, muchas emociones se juntaron, errores y aciertos estuvieron presentes. Por lo anterior, estamos en un momento de mirar hacia atrás para evaluar, corregir y capitalizar las lecciones aprendidas; posteriormente, mirar hacia adelante para construir y visualizar aquello con lo que nos conectamos. 

Revisando las diferentes áreas en las que enfoco mi vida —salud, familia, prosperidad, espiritualidad, diversión, conocimiento—, y convirtiendo cada ilusión en una resolución, encontré muchos desafíos y oportunidades de crecer. Practiqué la paciencia como herramienta para aceptar todo lo que no estaba en mis manos cambiar. Por ello, aquí te dejo algunos aprendizajes:

PLANEA Y ACTÚA. Si somos capaces de visualizar algo, seguramente, lo lograremos. No es suficiente tener una buena intención, es importante tener un plan claro, específico, medible, que se pueda adaptar sin perder el objetivo. Los seres humanos nos paralizamos ante los obstáculos y los vemos como fracasos, como muros de contención que no nos dejan avanzar; por eso, es oportuno tener un plan B o C, cambiar la estrategia, pero jamás desistir del sueño. Todo puede cambiar en un segundo; sin embargo, si tu sueño es real, sobrevivirá a todas las adversidades.

MÁS CERCA DE LOS QUE AMAMOS. Para tener un entorno adecuado y saludable, es importante valorar a los que nos rodean, quererlos y aceptarlos, sobre todo, con sus diferencias. El 2021 podría llamarse “mi año con la empatía”; tuve muchos momentos en donde no estaba de acuerdo con las posiciones o creencias de algunas personas a las que amo infinitamente, pero tenía dos opciones: sufría y caía en frustración o me ponía en sus zapatos, cosa que, créanme, no es nada fácil, sobre todo, cuando no estamos de acuerdo; es decir, confundía la empatía con la simpatía para no generar conflictos. Aprendí que ser empática es un hábito que se logra con la práctica. Escoger a quién queremos tener cerca puede ser la decisión más importante de nuestra vida, por eso, rodéate de quien te ayude a ser tu mejor versión.

ERES DUEÑO DE LAS DECISIONES QUE TOMAS. Mi vida laboral se marcó por las decisiones y no todas fueron las más acertadas. Aprendí que no se puede delegar todo, nunca debes soltar el control. Si no estás conectado con tu propósito, no importa lo mucho que lo intentes, no lo lograrás.

NO EXISTEN LAS FÓRMULAS MÁGICAS PARA CRECER. Solo existe el trabajo duro, bien planeado y capaz de adaptarse. No todos pueden jugar en la misma posición, pero con un propósito común es más fácil llegar juntos, pues diferentes puntos de vista nutren y encuentran soluciones. Aprende a escuchar cosas que no quieres escuchar y nunca olvides que tu desempeño afecta el resultado de todos.

UNA CUESTIÓN DE HÁBITOS. Somos lo que hacemos todos los días, pero creemos equivocadamente que la felicidad la vamos a lograr cuando algo extraordinario pase. Si quieres cambiar el resultado que tienes hoy, la única manera es modificando los hábitos que nos alejan de esa meta.

LA SALUD, LO MÁS IMPORTANTE.  Si no hay paz mental, no hay salud; en lo que enfoques tu mente será en lo que te conviertas. Las energías bien dirigidas logran hacer de ti tu mejor versión; los talentos y dones solo se vuelven fortalezas si los practicas y potencializas. Cuida lo que entra a tu mente y cuerpo, sé agradecido y ayuda a los demás; este es el gran secreto de las personas saludables y felices.

NO GASTES MÁS DE LO QUE TIENES. Si algo nos trajo este año fue priorizar lo realmente necesario, aprendimos a vivir con menos lujos, fiestas, a disfrutar de las cosas pequeñas. Ahorrar y guardar fue un gran aprendizaje. 

DESCUBRE TU FUERZA INTERIOR. Nadie va a hacer por ti lo que tú no hagas por ti mismo, solo necesitas buscar la motivación; el sueño te va a dar la fuerza para lograrlo. Durante años pensé que la motivación era igual a la inspiración, pero la inspiración se siente en el interior, sale del alma, es una fuerza que te hala; mientras que la motivación es una fuerza tractora, necesita un motivo que te impulse y lleve a una acción. La inspiración se conecta con el propósito y ello conecta con nuestros valores, la motivación es cuando te enganchas a una idea y te lleva a conseguirla; la inspiración es esa idea que te engancha a ti. 

Siento este año que pasó como el medio tiempo en los partidos de fútbol, donde necesitábamos hacer un alto. La vida nos regaló este medio tiempo para aceptarnos, conocernos, adaptarnos, valorar el trabajo, la salud y vida.  Es hora de levantarnos y salir al segundo tiempo, llenos de ilusión para actuar y hacer del 2022 el mejor año de nuestras vidas.

Me encantaría saber más de ti, conocer tus planes del 2022 y apoyarte para que los hagas realidad. Contáctame a través de mi página web: www.anamariapelaez.com.co o en mis redes @anamariapelaez.oficial 

Latest Posts

Para leer

×