domingo, junio 13, 2021
spot_img

Novedades

EL PODER DE SER MADRE: MUJERES QUE LO DAN TODO EN SUS MÚLTIPLES ROLES

Indiscutiblemente, el papel de las mamás en la vida de las personas es de suma importancia; por eso, quisimos conversar con algunas y conocer, de acuerdo a sus percepciones ¿qué es ser madre? En primera instancia, nuestra CEO Mercy E. Fernández recordó una frase de su mamá: “Hijo eres, padre serás”; así pues, comenta que existe un antes y después de nacer la pequeña Francesca Viloria Fernández, rememorando los problemas de salud de la recién nacida y también la depresión posparto, haciéndola expresar: “Ser madre es poner los intereses de otra persona primero que los propios, ser fuerte, llevar una responsabilidad tan grande que excede todo tipo de pensamiento, aprendizaje constante; asimismo, no ser egoísta, luchar diariamente, convertirse en heroína; definitivamente, es mi mayor fortaleza, mi motor para seguir adelante, es tener la voluntad de Dios”.

La makeup artist, Emelie Karpf, contaba que es “el poder del amor, la lucha, fuerza para salir adelante, ser feliz; son una motivación y motor grandísimo, por eso, creo que nos hacen mucho más poderosas”. De igual forma, Mary Oyola —maquilladora profesional— comentaba que al convertirse en madre, la cotidianidad se transforma positivamente, teniendo presente la responsabilidad de criar personas útiles para la sociedad, pero además de lo anterior, querer y saber enseñar de la mejor manera, primando siempre el cariño; asimismo, “es dormir menos, sacrificarte en mayor medida, no tanto cambiar tu vida, sino ser todo lo feliz que uno nunca se imaginó, es conocer un amor que no tiene fin”. Definitivamente, la maternidad es un factor determinante en las mujeres; debido a ello, a continuación, hablaremos acerca de las diferentes implicaciones al asumir dicho rol.  

En ocasiones, el verdadero significado de ser madre y las implicaciones que conlleva este rol, invitan a una reflexión que se aborda desde varias dimensiones, las cuales no siempre se adecuan a los estándares propuestos en la sociedad, pues esta realidad se asocia directamente a las experiencias de cada mujer. A través de los tiempos, muchas mamás han sido criticadas por criar a los hijos de manera instintiva, basándose en las diferentes vivencias, colocando como punto principal el amor y protección de los chicos. El papel de las personas, alrededor de dicho vínculo, es determinante en el éxito o fracaso del proceso maternal, ya que a veces se crean expectativas, críticas o comentarios negativos, desencadenando estrés o ansiedad. Es entonces cuando algunas féminas tienen la necesidad de buscar ayuda profesional, con la intención de encarar la responsabilidad que representa la crianza y el deber de garantizar que lo está haciendo bien frente a su pareja y familia. 

Las mujeres tienen el poder de realizar varias actividades a la vez, tanto en el hogar como a nivel de trabajo; a esto también se le añade el hecho de asumir roles en el círculo familiar y social, por ejemplo, mamás, esposas, hijas, amigas, encargarse de los quehaceres en la casa y pensar en ascender profesionalmente; definitivamente, una carga que, muchas veces, termina convirtiéndose en algo extenuante. A pesar de ello, los retos siguen creciendo frente a la nueva normalidad experimentada desde el 2020, cuando la modalidad de teletrabajo empezó a imponerse, colocando así una línea muy delgada entre lo laboral y personal. Aunque todos los miembros de la vivienda se encuentren realizando las tareas desde dicho espacio, en medio del aislamiento la balanza tiende a no equilibrarse, pues ellas siguen cargando sobre los hombros más responsabilidades, porque la tendencia es que sus parejas, por ser mayoritariamente proveedores, solo se dediquen a temas de dinero y, en ciertas ocasiones, a brindar un verdadero apoyo en la crianza.

TRIPLE JORNADA

Tener una larga ducha, ver cada quince días a las amigas, regalarse momentos para el arreglo personal y otras tantas acciones, se convierten en el hobby de las madres; esto, debido a la falta de tiempo con el cual cuentan, especialmente, aquellas quienes además de cuidar a sus hijos, deben trabajar. Por lo anterior, todas esas actividades implícitas en la crianza y que realizan justo después de terminar su horario laboral, como cocinar, lavar o acompañar a los pequeños en el estudio, son denominadas triple jornada. Así pues, según el informe anual del Instituto Canario de Igualdad de 2019, entre las mujeres y hombres existe una brecha de 1,46% en las tareas de la casa, donde el género femenino asume muchísimo más dicha labor; a su vez, declaran que mientras ellos invierten las horas libres en el deporte, ocio o política, ellas lo hacen en trabajos escolares, reivindicación de derechos y solidaridad.

Traer un hijo al mundo no solo representa una grata experiencia, también significa muchas responsabilidades que conllevan a sumar esfuerzos, con el objetivo de brindar lo mejor a esa nueva vida; en consecuencia, ambos padres deben trabajar. Lo bueno de todo esto es que la ley cobija a los dos, especialmente, a las mujeres; en ese sentido, en la actualidad es inconcebible despedir a alguien en estado de embarazo; además, las normas estipulan que tampoco puede suceder en los primeros seis meses luego del parto. Cuando el bebé nace, tienen derecho a un periodo de 18 semanas, llamado licencia de maternidad, tiempo durante el cual no podrán cumplir a cabalidad las actividades laborales, permitiéndoles dedicarse a los cuidados del recién nacido. Aún así, no siempre es favorable, pues el apoyo de parte de la pareja es de vital importancia, pero a ellos únicamente les dan ocho días hábiles, que no son suficientes para apersonarse de la crianza de los pequeños.

Es claro que cada vez hay más hombres conscientes de su posición, superando así el papel de ser simplemente proveedores, apropiándose de las tareas del hogar, asumiendo, de esta manera, los verdaderos compromisos representados en una paternidad responsable; es decir, quienes también apoyan en el estudio y le dedican tiempo a las actividades de ocio, junto a los pequeños. Para finalizar, debemos destacar los esfuerzos y sacrificios llevados a cabo, los cuales son dignos de admirar. Aunque aún no se haya erradicado del todo el machismo, y en algunos espacios se sigan viendo a las mujeres como las únicas a cargo de las diligencias de la casa, ellas tienen el poder y no se rinden, pues la fuerza y coraje de brindar amor solo se les otorgó a las valientes dadoras de vida.

Emelie Karpf: @emykarpf

María Alexandra Oyola: @itsmakeupbymo

close
Suscríbete a nuestra revista y haz parte de la creciente comunidad de Enfoque Lifestyle!

Latest Posts

Para leer

× ¡Contáctanos!