martes, enero 31, 2023
spot_img

Novedades

EMPATÍA: ADOPTA ESTA HABILIDAD EN TU VIDA Y MEJORA LAS RELACIONES CON QUIENES TE RODEAN

El control y manejo adecuado de las emociones permiten tener armonía, relaciones agradables y, en general, gozar de una vida plena. Cuando consigues reunir dichas características, entra en la ecuación un ingrediente indispensable de la inteligencia emocional: empatía que, según la RAE —Real Academia Española— es la “capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos”, ya sean de ira, rabia, tristeza, enojo, miedo, culpa, alegría, gratitud, entre otros. Asimismo, está asociada a la comprensión, apoyo y escucha activa, la cual va desarrollándose poco a poco; así es como, además de ser una gran ayuda, logra convertirse en el valor que brinda significativos beneficios a quienes deciden practicarla.   

Desde el campo de la psicología, explican que los individuos empáticos son tolerantes y respetuosos, sobre todo, cuando se trata de participar u opinar acerca de las decisiones de otras personas; también, poseen la virtud de comunicarse asertivamente, pues tienen el tacto para no herir a los demás o generar algún tipo de juicio. Al relacionarse, suelen caracterizarse por adquirir mucha sensibilidad, comprendiendo a profundidad las emociones de quienes las expresan; evitan los extremos, sabiendo que en cualquier situación es necesario un grado de objetividad, encontrando siempre soluciones en un punto intermedio. Asimismo, entienden el lenguaje no verbal, logrando revelar cuál es el mensaje que este encierra.

La capacidad de construir relaciones saludables deriva de un buen desarrollo de la empatía, pues tener la habilidad de ponerse en los zapatos de alguien más, implica un entrenamiento constante, que invita a darle rienda suelta a los sentimientos para ser cordiales, amables y colaborativos, aunque no estemos de acuerdo con los diferentes planteamientos. En cuanto a la resolución de conflictos, quienes fomentan esta virtud, pueden dar propuestas pacíficas, porque es una puerta abierta hacia la validación de las emociones del otro; por tanto, lleva a entender que existen diversos puntos de vista. En suma, permite ampliar los conocimientos, respecto a las distintas formas de pensamientos o ideologías.

TIPOS DE EMPATÍA

COGNITIVA. Se encuentra asociada a la racionalidad y, para experimentarla, resulta necesario adquirir cierta información previa de qué le ocurre a la otra persona, ya sea a nivel verbal o haciendo una lectura de sus expresiones; a partir de allí, nace la compresión de los hechos, sin ahondar en la parte afectiva.Esta es una forma de reconocerse diferente a los demás y entender que tienen emociones distintas, pero, aun así, permite construir comunicaciones asertivas.

EMOCIONAL. Contagiarse de las emociones que experimentan las personas es una de las formas adoptadas por la empatía; lo anterior, muestra la capacidad de asumir los sentimientos del otro y ofrecer ayuda, demostrando solidaridad empática. En ocasiones, el exceso de este tipo de identificación, sin la adecuada gestión del sujeto y su estado interior, puede abrumar, pues al aceptar algún dolor como si fuera suyo, se convierte en una carga para quien lo vivencia.

PREOCUPACIÓN EMPÁTICA. También llamada simpatía, consiste en la capacidad de profundizar en los sentimientos de los demás. Cuando esta tipología no es manejada adecuadamente, puede llegar al punto de afectar significativamente las emociones de la persona; sin embargo, si se canaliza de buena manera, llevará a la acción, pues identificarse con el problema del otro permite que haya un especial énfasis por ayudar desinteresadamente a disminuir el dolor ajeno. Dicha conducta, aunque parezca altruista, se categoriza como una dinámica prosocial.

¿CÓMO DESARROLLARLA?

ESCUCHA ACTIVA. No se trata solo de oír, también, es necesario mostrar atención a la persona. Lo anterior, puedes demostrarlo con el lenguaje no verbal o asintiendo cuando alguien te comenta sobre alguna situación. El empático posee la capacidad de entender y manifestar que comprende el mensaje, a través de una retroalimentación.

VALIDA LAS EMOCIONES DE LOS DEMÁS. No existe empatía, si subestimas las emociones de las personas. Aunque no estés de acuerdo con aquello expresado o llevado a cabo, es importante entender que las reacciones a las diferentes situaciones dependen de cada individuo; así pues, todas las experiencias son válidas y relevantes al momento de relacionarte.

ELIMINA LOS PREJUICIOS. Opinar negativamente sobre la vida de los demás es contrario a la empatía; lo anterior, implica hacerlo emitiendo juicios o comentarios, donde se intente imponer la postura de un tercero. Para mejorar dicho aspecto, resulta primordial practicar la tolerancia, porque debes partir de aceptar que no todos piensan o sienten de la misma forma.

APRENDE A CONOCERTE. No existirá un verdadero entendimiento de las situaciones ajenas sin comprender las propias.Analizarse a sí mismo es clave para desarrollar la empatía; lo anterior, requiere asimilar el porqué de tus sentimientos, formas de actuar y reacciones a ciertos aspectos emocionales. Aplicar esta virtud será fundamental para aceptar a los demás, pues todos son importantes.

SÉ PACIENTE. La paciencia y tranquilidad son ingredientes claves, si deseas tener buenas relaciones con los demás y demostrar empatía, pues esto te ayudará a mantener una postura de atención hacia las otras personas, sin desesperarte, facilitándoles tomar la decisión adecuada frente a cualquier circunstancia. Cuando el proceso concluya, sentirás la satisfacción del deber cumplido.

Latest Posts

Para leer

×