domingo, mayo 22, 2022
spot_img

Novedades

IRIS AGUILAR IPUANA: PERPETUANDO CON AMOR EL LEGADO DE WALE’KERÜ

POR: MARÍA ISABEL CABARCAS AGUILAR

Caminando serena entre los amplios espacios de Makú, su amada patria familiar, yendo constantemente de la cocina a las enramadas y de allí al rancho a disfrutar de la compañía de su centenaria madre, María Úrsula Aguilar, quien le enseñó durante 5 años de encierro el arte del tejido, hace una pausa y se sienta a dialogar para expresar con certeza: A ella le debo todo lo que soy y lo que sé… Ella es la que debe recibir todos los premios, es mi gran maestra; se refiere al reconocimiento como Maestro de Maestros que le otorgara Artesanías de Colombia en el año 2017, junto a otras mujeres wayuu, quienes con su distinguida e insigne labor, han procurado preservar el honroso legado ancestral que en la mitología de la etnia le concede a Wale’kerü el privilegiado rol de ser la araña que enseñó a entrelazar, con destreza y estética única, los hilos que forjan las icónicas piezas artesanales que son hoy una hermosa insignia del arte femenino indígena wayuu y, al mismo tiempo, de la colombianidad.

No en vano, fue la artesana colombiana dignamente elegida para tejer los ornamentos que usara el papa Francisco en su visita a Colombia durante el año 2017. Este dedicado trabajo, para el que por sus destacados méritos fuera escogida, le llevó 3 largos meses en la aplicación cuidadosa de delicadas técnicas de diseño y tejido autóctonos. Aunque fuera invitada a conocerlo, en ese momento no le fue posible por motivos de fuerza mayor; sin embargo, anhela algún día poder hacerlo.

El cuidado de su madre es y será siempre su prioridad, pues en su mansa voz escuchó decirle a lo largo de su vida: “Tú te vas a volver Wale’kerü”, y como acertada premonición materna, colmada de amor, así ha sucedido inexorablemente con el paso del tiempo. Al preguntarle quién es Iris Josefina Aguilar Ipuana, responde con serenidad:“Soy una mujer wayuu, orgullosa de mis ancestros y enamorada de mi arte”.

Frente a los riesgos que se generan para el sello de identidad de las artesanías wayuu, afirma: “No debería girar todo en torno al dinero, y tal vez parte del problema es que hay personas que se aprovechan de la necesidad de manutención de muchas artesanas, quienes llevan el sustento a su familia”.Probablemente, la existencia de esta problemática impulsó que hace algunos años se creara la Federación Nacional de Artesanos Wayuu —FenarWayúu— de la cual ella es parte. 

Ocasionalmente, recuerda con nostalgia las palabras de su querida tía Felicia, quien le permitía que estuviera presente en algunos momentos de los procesos de resolución de conflictos de su larga prole, y le decía: “Debes aprender a aconsejar a los hombres de tu linaje, pues la mujer que no es sabia no es mujer”; la contundencia de ese precepto familiar la ha acompañado en cada instante de su tranquila vida, por lo que su ejemplo de perseverancia, disciplina, amabilidad, generosidad, liderazgo y laboriosidad, han guiado también los pasos de las nuevas generaciones de los descendientes de Bernardino Aguilar López, entre los cuales se encuentra ella: “Hago parte de una generación numerosa que convive y se ha relacionado siempre con el mundo alijuna. En honor a la memoria de nuestros ancestros, tenemos una gran responsabilidad con la conservación de las tradiciones y el tejido es una de ellas”.

Su hija Iris Aguilar, quien trabaja y vive en Bogotá, estudió Diseño Gráfico y siente que, de esa manera, le acompaña desde el conocimiento académico como artista también, sintiéndose orgullosa y satisfecha por ello: “Lo más importante es que ella haga su propio camino y se sienta feliz, yo la apoyo en todo y cuenta conmigo siempre, preservando, además, su vida como wayuu”, manifiesta. 

A través del arte del cual sus hábiles manos son poseedoras, ha creado innumerables piezas que han llegado a múltiples países del mundo y a los rincones más recónditos de Colombia; ha crecido y dado a conocer con generosidad el tejido wayuu, de la mano de Artesanías de Colombia, organización a la cual le profesa enorme gratitud por su incondicional apoyo a través de los años. Es así como siendo parte de un excelso grupo de experimentadas artesanas wayuu, ha recorrido por décadas las más prestigiosas ferias, eventos y escenarios académicos, desde los cuales se promueve el intercambio de saberes, el reconocimiento y la preservación del conocimiento ancestral del tejido, los kanas, grafismos y la elaboración de piezas artesanales autóctonas.

Años atrás, en la famosa línea étnica que lanzara la reconocida marca colombiana Totto, su imagen invadió los almacenes a nivel nacional e internacional, al tiempo que junto con las demás mujeres miembros de FenarWayúu y en alianza con Chevron, participaron activamente en el diseño y creación de piezas únicas que se tomaron rápidamente el amplio mercado consolidado. Tal vez, por ello y muchas razones más, hasta su ranchería han llegado periodistas, empresarios, diseñadores y diversas personalidades del ámbito nacional e internacional a entrevistarla, conocerla y, por supuesto, adquirir las extraordinarias piezas, las cuales cuentan con un prestigio consolidado, pues su nombre se ha convertido en una marca de calidad, tradición, estética, exclusividad y creatividad.

Iris Josefina Aguilar Ipuana sueña con una escuela de tejido, pues considera que este puede ser el punto de encuentro entre la sabiduría que concede la experiencia a las maestras y nuevas generaciones. A las tejedoras jóvenes artesanas wayuu les expresa: “Que amen el arte, que vayan por buen camino y que tengan buenos horizontes, recibiendo una buena guía en su labor. Si hay necesidad de mejorar, aplicar y crecer, cuentan conmigo”.

Esta sabia y trabajadora mujer wayuu es un ícono del liderazgo femenino étnico, una artesana excepcional con habilidades extraordinarias, una empresaria dedicada y digna representante de los más esenciales valores del milenario pueblo indígena del cual es parte. Su compromiso con la tradición que recibió de sus mayores, lo vivencia cada día en la creación de piezas originales únicas que seguirán enalteciendo el talento, la creatividad y dedicación de las hábiles manos que tejen con amor el inmortal legado de la mítica Wale’kerü.

close
Suscríbete a nuestra revista y haz parte de la creciente comunidad de Enfoque Lifestyle!

Latest Posts

Para leer

×