domingo, octubre 2, 2022
spot_img

Novedades

VIEJA MELLO: ENTRE LA FE Y LA POLÍTICA

POR: FABRINA ACOSTA CONTRERAS

Considero que todo acto es político, aunque se determinen fronteras que alejan lo privado o familiar de dicho contexto, el cual impacta todo el tejido social; en este sentido, las celebraciones de fiestas patronales se mueven entre la política y fe. Aclaro que el concepto política es abordado para esta reflexión como el arte de transformar y no desde la orilla electoral o partidista, dado que el interés es generar el análisis de la importancia de asumir conductas coherentes, de bien común y transparentes, de modo que dichas acciones particulares impacten de manera favorable a toda la sociedad.

En este sentido, se hace importante hablar del 2 de febrero como una fecha que integra diferentes aspectos —religiosos, políticos y culturales— en términos del impacto que genera en la dinámica social del Distrito de Riohacha. Esta fecha es muy especial para los y las riohacheras católicas que conmemoran el milagro de la Virgen de los Remedios, conocida cariñosamente como la Vieja Mello.

El 2 de febrero es un día riohacherísimo en el que las fuerzas masculinas se pelean para tener el honor de llevar a la virgen en hombros como el boleto seguro a la bendición; por otro lado, los tacones más espléndidos se dan cita para recorrer los senderos de la catedral y del Parque José Prudencio Padilla, que este año cobra una relevancia particular, dado que es electoral y ese día, aparte de la programación religiosa, habrá diferentes eventos sociales, convocados por candidatos y candidatas al Congreso para conquistar votos y garantizar su objetivo electoral; lo que pide la ciudadanía es que quienes lleguen al poder vivan, amen y respeten a La Guajira; trabajen por ella y no olviden las necesidades estructurales que afectan a esta dama del norte de Colombia, que como cabeza del país merece reinventarse y avanzar.

Por ello, afirmo que sería inspirador que nos engalanáramos diariamente por medio de nuestras acciones para rescatar la tierra que por tantos años ha sido mal administrada; que ha tenido todo para ser la región más próspera de Colombia, pero aún registra los datos más altos de muerte por desnutrición infantil y es adversamente ganadora en Necesidades Básicas Insatisfechas —NBI—. Si muchos de los que pasean con ropaje de lino fino en la catedral de Riohacha, el 2 de febrero, activaran la voluntad política y ética social, lograrían aportar soluciones a esta realidad adversa y triste.

Vieja Mello, como referente de fuerza femenina, ayuda a que nuestra tierra avance y ocurran milagros de cambios sociales, así como tu corona detuvo la furia del mar para salvar a Riohacha como cuenta la historia; activa nuevamente esa corona acompañada de un ejército celestial que detenga lo que impida el desarrollo de La Guajira.

Y termino esta reflexión afirmando que todos los días sean fechas para celebrar la equidad e igualdad de derechos, es decir, que mientras se celebre por una parte como se hace el 2 de febrero, por otro lado, no se padezca la miseria obtenida como herencia de la desigualdad social y la “normalizada” corrupción.

Pido a la Vieja Mello que nos ayude a clamar por dichos milagros sociales para esta dama de Colombia y envío un mensaje a las mujeres de nuestra tierra para que seamos siempre seres de luz y gestoras de transformación con el liderazgo propio del universo femenino que, históricamente, ha logrado cambiar historias desde la resiliencia, creatividad y valentía; por ello, somos las policarpas, las viejas Mello, las hermanas Mirabal y muchas más que marcaron en la historia social, religiosa o política, un referente de lucha y poder innato en las mujeres.

Latest Posts

Para leer

×